Comunicado en solidaridad con la organización Barrial Túpac Amaru y su dirigente Milagro Sala (colectivo Os Irredentos)

Al cumplirse un año de prisión arbitraria de la dirigente indígena Milagro Sala, Nosotros Colectivo Os Irredentos actuando en varios estados de Brasil, queremos sumar nuestra voz a millares de voces de organizaciones populares, de derechos humanos e instancias internacionales que repudian la persecución política a que es sometida y demandan su inmediata libertad.

La persecución contra la dirigente popular es tan evidente que instancias de Naciones Unidas, el Grupo de Trabajo sobre Detención Arbitraria del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas,  se ha manifestado demando la su inmediata libertad, por tener la acusada el derecho a responder en libertad a os cargos que le formulan.  También la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, se ha pronunciado en el mismo sentido, urgiendo a las autoridades judiciales  de la provincia de Jujuy acatar las recomendaciones del grupo de trabajo de la ONU. Amnistía Internacional argumenta que: «el Estado impidió el ejercicio del derecho de defensa de Sala por la falta de precisión y claridad de los hechos que se le imputan y por no informarle adecuadamente los delitos por los que es acusada»; consideró también que los hechos que causaron su detención inicial formaban parte del «ejercicio de sus derechos humanos,» además de que «por su condición de parlamentaria del Mercosur contaba con fueros que impedían su detención».

Pero más allá de la burla del derecho especificado en las leyes argentinas e internacionales, se manifiesta claramente que el aparato del estado controlado por el capital internacional y sus aliados locales, está usando al poder judicial provincial como instrumento a su servicio, en la una guerra emprendida contra del pueblo, especialmente sus sectores organizados; persiguiéndolos, maltratándolos y negando sus derechos básicos de expresión y de protesta contra la explotación y abusos de poder.

De hecho la acusación por la que  Milagro ha sido condenada sin pruebas el 28 de diciembre pasado, a tres años de prisión ha sido por organizar una protesta en 2009 contra el entonces senador y actual gobernador, Gerardo Morales. O sea es condena por ejercer el derecho de expresión, el derecho fundamental a la protesta.

La persecución y condena de la dirigente del movimiento Túpac Amaru deja al descubierto la violencia clasista de la plutocracia explotadora contra el pueblo que lucha por defender sus derechos.

Están persiguiendo a un movimiento popular, en concreto al Túpac Amaru, enraizado en su tierra, que ha sabido celebrar las fiestas de la madre tierra y el padre sol y al mismo tiempo ha sido capaz de levantar centros de salud dotados de un alto nivel de conocimiento, rigurosamente puesto al servicio de sus usuarios.

El proceso judicial contra Milagro, deja pendiente la acusación por mal uso de fondos públicos. Para cualquier persona que observa la trayectoria del poder judicial provincial, resulta claro, que después de un año de abierto el proceso, no han encontrado pruebas para sustentar la acusación de corrupción, y que siguen buscando como fabricarlas.

Nos preguntamos ¿por qué el gobierno de Macri continua alimentado esta persecución contra el movimiento popular organizado? Porque el Movimiento Barrial Túpac Amaru ha sido exitoso en la implementación de proyectos sociales comunitarios y porque Milagro y otros dirigentes, responden a las necesidades e intereses de las comunidades indígenas y los trabajadores en su provincia. El Movimiento Barrial y sus dirigentes, han trabajado por los intereses colectivos y comunitarios. Además han conseguido promover la partición combativa de la mujer, el 80% de sus dirigentes son mujeres. En el fondo, se persigue a una mujer indígena dirigente del movimiento social, que representa “un mal ejemplo”, para el sector de los empobrecidos que todavía es susceptible de manipulación por el aparato mediático al servicio de la dominación plutocrática.

Después de un año de injusto e ilegítimo proceso, queda evidente a parcialidad de un aparato  judicial convertido en instrumento de persecución política y de represión a los trabajadores que luchan por defender sus derechos básicos.  Por su odio a la clase trabajadora, las cúpulas que ejercen el poder, quieren responsabilizar a los trabadores del fracaso económico de las medidas del gobierno de Cambiemos, orientando una insistente propaganda, para hacer creer que los derechos económicos y sociales de los trabajadores y los subsidios estatales  a los servicios públicos básicos, son causa del déficit económico y no las transferencia de bienes públicos a las corporaciones privadas capitalistas.

Alentamos todos los esfuerzos de las organizaciones populares argentinas por mostrar las causas de fondo de la crisis económica de país que golpea principalmente a los pobres , nos solidarizamos especialmente con el movimiento barrial Túpac Amaru y reiteramos nuestra demanda de inmediata libertad para Milagro Sala, y pleno respeto a las libertades expresión y movilización del pueblo trabajador.

Anúncios

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s