Segunda quinzena setembro: Referendo pela Paz em Colômbia; Brasil o golpe em curso ofensiva contra Lula; As Malvinas em pauta

Nesta segunda quinzena de setembro, os fatos continuam se desenrolando, sendo o mais notório no âmbito internacional, a assinatura do cessar fogo definitivo na Colômbia, encerrando o confronto político-militar, entre uma das oligarquias mais repressivas e criminosas da América Latina e a guerrilha mais antiga do continente. Ao lado da esperança por uma paz justa e duradora para o povo colombiano, se agitam os fantasmas do passado. Os paramilitares continuam atuando cobrando vidas das vitimas entre os empobrecidos.

Cabe destacar que, neste doloroso conflito, as classes dominantes aproveitaram o estado de exceção para agredir aos trabalhadores organizados na defesa de seus interesses, assassinando a milhares de sindicalistas, professores, ativistas comunitários. Acusando-os de terroristas, em vários casos há extensa documentação que comprovam que as grandes empresas financiaram os paramilitares para que reprimissem e inclusive assassinassem dirigentes sindicais que lutavam por melhores condições de trabalho em seus lugares de trabalho. As fossas comuns da Candelaria, guardando restos humanos de mais de quatro mil vitimas do terrorismo de estado e seu braço não oficial os paramilitares, são o testemunho de uma etapa que deve ser efetivamente encerrada.

Os acordos de paz são uma oportunidade para que todas as forças politicas possam participar na reconstrução do país, torcemos para que o nível de consciência e organização da sociedade colombiana possa impedir novos massacres como a ocorrida com os candidatos e militantes da Unión Patriótica e outras organizações populares, nas décadas 1980-90.

Ainda no âmbito latino-americano queremos ressaltar a intensa controvérsia suscitada pelo comunicado conjunto subscrito pela chanceler argentina e sua par britânica, acerca das negociações sobre as Ilhas Malvinas [exploração petroleira e comerciais] na qual não é feita nenhuma menção ao tema da reivindicação da soberania argentina sobre as ilhas, tema abraçado até agora unanimemente pelos países sul-americanos. Pela importância da bandeira não apenas argentina, também latino-americana, publicamos  matérias sobre o assunto.

No âmbito nacional, dois eventos marcam este período, a majoritária rejeição do povo organizado às políticas neoliberais do governo não eleito de Temer e a persecução política ao ex-presidente Lula, com o proposito de exclui-lo como candidato nas próximas eleições presidenciais. Quebrando todas as formas de legalidade, o partidário juiz Moro aceitou abrir uma causa onde estão ausentes as provas, de um ministério Público que se autodesqualifica ao qualificar o investigado como chefe das operações da corrupção da Lava Jato, sem apresentar prova nenhuma. Uma vez que o poder judiciário está, em sua maioria, identificado com o grande capital que tem operado o recente golpe parlamentar totalmente, o previsível é um julgamento orquestrado para retirar os direitos políticos de Lula. Só uma grande mobilização popular, a denúncia permanente das arbitrariedades jurídicas, a aplicação de pesos e medidas diferenciadas com os acusados do PT e com os demais partidos. Por parte da sociedade organizada e dos acadêmicos, especialmente, as figuras com reconhecimento na área jurídica, poderão frear o lubrificado jogo preparado pelo judiciário a serviço do grande capital.

Cada vez vai ficando mais claro que a arbitrariedade do poder judiciário só pode ser neutralizada pela força popular organizada e mobilizada em defesa dos direitos do povo brasileiro.

Encerramos este bloco com uma desafiadora reflexão de Pepe Mujica sobre a relação entre mercado, política, economia e democracia.

Blog Os Irredentos

 

Megafón, Publicación del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales Conselho Latino-americano de Ciências Sociais NÚMERO 7/7 | SEPTIEMBRE de 2016 La batalla de las ideas N* 7/7 | Septiembre 2016

colombiapotadaacordodepaz

 

EDITORIAL
Eduardo A. Rueda Barrera [*]
Nº 7/1 – Septiembre 2016
El próximo 2 de Octubre los colombianos deberán decidir si aprueban o no el Acuerdo Final pactado entre el gobierno y las FARC tras casi cuatro años de diálogos en La Habana. El Acuerdo final establece las obligaciones suscritas por las partes para cesar el conflicto armado y se organiza en torno a seis puntos fundamentales: desarrollo rural integral, participación política, solución al problema de las drogas ilícitas, justicia hacia las víctimas del conflicto armado, cese del fuego y de hostilidades bilateral y definitivo, y mecanismo de implementación, verificación y refrendación de lo acordado.

El primer acuerdo establece, bajo la premisa de organizar el desarrollo local con enfoque territorial, la creación de un fondo de tierras para los campesinos sin tierra, obliga a la actualización del catastro rural y al uso de tierras según su vocación, define obligaciones para el cuidado de áreas de interés ambiental y dispone una serie de medidas para garantizar la históricamente pendiente inclusión social del campesinado (educación, salud, vías, saneamiento básico, riego, créditos, seguridad social y alimentaria, apoyo técnico y apoyo a la economía familiar).

El segundo punto establece la obligación de facilitar la creación de partidos, establece mecanismos que den mayor transparencia a las elecciones, asegura la representación, al menos transitoria, de regiones apartadas en el Congreso, determina la creación de un estatuto de oposición y fija garantías para el derecho de protesta, y define estrategias para el fortalecimiento de la participación local, el control ciudadano, los medios de comunicación comunitarios y la seguridad de los líderes sociales.

El tercer acuerdo establece la creación, con fuerte participación de las comunidades afectadas, de un programa integral de sustitución de cultivos y desarrollo alternativo, el desarrollo de acciones de combate del crimen organizado, las finanzas ilícitas y la corrupción asociada al narcotráfico, y el diseño e implementación de estrategias para abordar el problema del consumo con un enfoque de salud pública.

El cuarto punto establece una comisión de la verdad para el esclarecimiento de lo ocurrido durante el conflicto armado, crea la Unidad de búsqueda e identificación de desaparecidos y víctimas en razón del conflicto, y establece medidas de reparación hacia las víctimas que incluyen actos de reconocimiento de responsablidad por parte de los victimarios, restitución de tierras y reparación colectiva de comunidades afectadas, retorno de poblaciones desplazadas a sus lugares de origen y atención psicosocial de las víctimas. Define, además, la jurisdicción especial para la paz, que investigue y juzgue a los responsables de crímenes graves.

El quinto acuerdo fija las zonas de ubicación para las FARC, establece los mecanismos para la entrega de sus armas a una misión de ONU y determina una estrategia para la verificación internacional del cese al fuego y de hostilidades. El acuerdo dispone que las autoridades civiles continuarán en tales zonas en el ejercicio de sus funciones.

El último acuerdo establece una comisión de seguimiento y verificación del acuerdo final integrada por tres representantes del gobierno y tres de las FARC, define un mecanismo de verificación internacional que incluye una misión de ONU que confirme la reincorporación de las FARC a la vida civil, dispone el acompañamiento internacional de varios países y entidades, como la ONU, en la implementación de los acuerdos, y condiciona la implementación de TODO LO ACORDADO a la refrendación ciudadana.

En este contexto, votar por el “Sí” significa, entonces, apoyar el contenido y la implementación de estos 6 acuerdos. Votar por el “No” echa al traste con cuatro años de esfuerzos entre las partes por encontrar los términos bajo los cuales cesar la guerra. Echa al traste la enorme oportunidad de hacer justicia a las víctimas, de saldar la deuda social con tantas comunidades campesinas e indígenas marginadas y excluidas, de profundizar la participación ciudadana y robustecer los mecanismos de construcción de la voluntad democrática, y de asumir una agenda de desarrollo rural y de salud pública para enfrentar el problema de la producción y consumo de drogas. En fin, echa al traste la posibilidad de que los niños, las niñas y los jóvenes, y las generaciones venideras puedan construir poco a poco el único sueño legítimo: el de una justicia que nunca más produzca víctimas.

Por ello, y en el marco de otras acciones de apoyo, hemos convocado a intelectuales e investigadores de los Centros de CLACSO en Colombia a escribir comunicaciones breves que expliquen a los ciudadanos colombianos por qué deberían votar “SÍ” al Acuerdo Final entre las FARC-EP y el Gobierno Nacional. El objetivo fundamental de la convocatoria ha sido compilar textos pedagógicos que contribuyan a una informada y correcta apropiación ciudadana del valor, contenido y alcance de los acuerdos para la refrendación de los mismos a través del plebiscito.

___________________________

[*] Director | Instituto de Bioética de la Pontificia Universidad Javeriana.
Coordinador GT filosofía política CLACSO

 

SI A LA VIDA!!! UN SI ROTUNDO A LA URGENCIA DE DE-COLONIZAR EL PENSAMIENTO SOBRE LA VIDA
Catalina Toro Pérez[*] y Ana Patricia Noguera de Echeverri [**]
Nº 7/2 – Septiembre 2016

 

 

En la Colombia de hoy nos encontramos frente a un reto histórico en el escenario del Acuerdo Final del proceso de negociación entre el Gobierno Nacional y la insurgencia de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia FARC-EP. La posibilidad de refrendar los acuerdos en un contexto de grandes contradicciones: Un modelo de crisis ecológica, económica, política y de sentido, nunca antes visto, con enormes intereses en juego.

Colombia, como una complejidad ambiental-social-cultural singular por su geomorfología y riqueza eco-sistémica, posee las más alta cifra de conflictos socio-ambientales en América Latina asociados a una historia que ha vivido un conflicto armado interno asociado a la ordenación y apropiación del territorio y a sus consecuencias en términos de la degradación ambiental. En una guerra prolongada, como la colombiana, los principales conflictos se relacionan hoy con la gran minería, la explotación petrolera a gran escala, el uso de nuevas tecnologías como la fracturación hidráulica y ahora la explotación petrolera en zonas marinas. Sin embargo, el principal conflicto socio-ambiental que existe en Colombia es la guerra, la máxima depredadora socio-ambiental de que se tenga noticia.

Nuestra posición frente al plebiscito por la paz de Colombia, es la defensa de un SI ambiental, que respeta los acuerdos alcanzados, en el sentido del reconocimiento de superar una historia más que centenaria de nuestro Estado signada por la violencia y la exclusión políticas ejercidas por unas élites que han combinado la institucionalidad estatal con la masacre en perjuicio de las grandes mayorías, especialmente representadas en el campesinado, precipitándolas casi a la indigencia, la miseria y la exclusión.

Pero nuestro SI amplía lo pactado en el acuerdo final para la terminación del conflicto entre Gobierno y FARC: Sabemos que hay temas en la agenda que no están discutidas y que como sociedad debemos defender y luchar: Modelo económico inequitativo, modelo minero-energético al servicio de las trasnacionales en contra de nuestras comunidades locales y territoriales. Sabemos que falta profundizar el dialogo entre sociedad, gobierno y actores armados. Sabemos que las mujeres no somos aun sujetos de la negociación política en un contexto de reproducción de narrativas de la negación de múltiples violencias. Sabemos que la Naturaleza es también víctima del conflicto armado y no tiene asiento en la mesa de la Habana.

El SI nuestro, es un SI a la Vida, en Clave de pensamiento ambiental.

Frente a la hermosa afirmación de Augusto Angel: “La vida, si no florece en poesía, no vale la pena”, nos recuerda a Maurice Maeterlinck, ese maravilloso escritor romántico, que habló de La inteligencia de las flores. En esta hermosísima obra, el abogado que deviene poeta de la naturaleza, se “propone implícita y explícitamente la urgencia de asumir una posición ética, un compromiso ético frente al fenómeno de la vida, del cual los seres humanos somos un hilo en su denso tejido”. (Noguera, Ana Patricia, 2014)

Para ello, Un SI rotundo a la urgencia de de-colonizar el Pensamiento sobre la Vida, la Ética, lo Ambiental, en Colombia, América Latina y el mundo, presente aún en los discursos oficiales sobre políticas ambientales mundiales, nacionales y locales; esto implica tensionar lo poético ambiental con lo político ambiental, conversar, discutir, acordar y des-acordar; implica horadar en las palabras, en los nombres de las cosas, en el ethos presente en cada manera de nombrar – habitar esta tierra; implica una transformación de las redes lenguájicas que habitamos y nos habitan, que van desde lo técnico hasta la poesía, desde lo científico, hasta los saberes ancestrales, desde los cuerpos-piel, hasta los cuerpos-pensamiento que somos.

Des-occidentalizar los estudios sobre la Vida, el mismo Pensamiento Ambiental impuesto desde los valores del mundo Occidental; develar sus emergencias Sur; pensar planetariamente: desde la singularidad de los lugares y la diversidad que somos; retirar de nuestra palabra, vocablos como “recurso”, “riqueza”, “manejo”, “explotación”… descender de los cielos de la metafísica para comprendernos en, de, y hechos de tierra…cuerpos-tierra…, asumir una posición de amor y respeto por la tierra naturaleza-vida,… pensar con el poeta Hölderlin, que ser humano hoy, es hacernos uno con todo lo viviente en un feliz olvido de sí mismo…esta es la tarea del Pensamiento Ambiental Sur en Colombia, y es la tarea de una de-colonización de los estudios sobre la vida, el ethos y el pensamiento ambiental en un contexto de Post-conflicto.

___________________________

[*] Catalina Toro Pérez, Coordinadora Grupo de Derecho y Política Ambiental, Profesora asociada. Sede Bogotá. Universidad Nacional de Colombia.
[**] Ana Patricia Noguera de Echeverri, Coordinadora Grupo de Pensamiento Ambiental, Profesora Titular y Emérita. Sede Manizales Universidad Nacional de Colombia.

Anúncios

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s